miércoles, 31 de enero de 2018

La Revolución Francesa y la Religión Católica


La Revolución Francesa marcó para la Iglesia Católica uno de los períodos más difíciles de su historia. Esto porque la Revolución no sólo propagó los ideales iluministas que incluían un sentimiento anticlerical y anti-religioso, como también ejerció en la práctica esos ideales, muchas veces de forma violenta.

Para conocer mas sobre la relacion que tuvo la iglesia Católica en francia y quien fue Napoleon Bonaparte ingresa en revolución francesa resumen, ahy un claro resumen sobre la historia de este gran suceso en Francia.

Francia siempre tuvo una posición destacada en la cristiandad, desde los siglos medievales, de la conversión de los francos al catolicismo hasta la época en que la ciudad francesa de Avignon abrigó la sed del papado. Fue también Francia uno de los mayores puntos de conflicto entre católicos y protestantes. Tales hechos llevaron a Francia a ser considerada por muchos papas como la "hija predilecta de la Iglesia". En la víspera de la Revolución, el país mostraba un cuadro donde el catolicismo vivía su auge: la población participaba de los ritos religiosos y el clero parroquial cuidaba de la vida religiosa de la sociedad. Ejerciera gran influencia en la vida política, pues el poder absoluto del rey estaba garantizado por el derecho divino, y el propio clero poseía estado de Estado. La religión católica influenciaba también el tiempo, con el calendario gregoriano que poseía fiestas y festivos cristianos. Por fin, era papel del clero presidir las actividades civiles como las bodas y los registros de nacimiento y muerte. Era ese cuadro que la revolución cambiaría radicalmente.

La Revolución Francesa, en su intento de acabar con las estructuras feudales aún vigentes, colocó a la Iglesia Católica en una difícil situación. Desde los primeros pasos de la Asamblea Constituyente hasta la Constitución Civil del Clero, se tomaron medidas capaces de levantar sospechas de que la revolución era hostil al clero. Una de las primeras medidas de los revolucionarios fue la supresión del diezmo y la confiscación de los bienes del clero, para saldar el déficit nacional. Estas medidas, al principio, no causaron un conflicto directo entre la Iglesia y la Revolución francesa.


El conflicto sólo vendría con la Constitución Civil del Clero y el juramento de los sacerdotes. Tal medida dividió al clero francés: el clero constitucional, fiel a la constitución, y el clero refractario, fiel al Papa. Este repudía cada medida de los revolucionarios, pues, además de perder el control sobre el clero francés también perdió sus posesiones territoriales francesas en la ciudad de Avignon.

Es posible afirmar que la Constitución Civil del Clero fue el divisor de aguas en las relaciones entre la Religión Católica y el Estado revolucionario francés. Fue el juramento de los sacerdotes que estimuló la contrarrevolución en la Vendée y la guerrilla campesina de los Chouans -la Chouannerie, en la que participaron el clero refractario y la aristocracia. Fue también la cuestión del juramento que desencadenó un movimiento violento de ataques a los sacerdotes ya los templos. Además, subordina el clero al Estado rompiendo sus vínculos con el Papa.

La Iglesia todavía vendría a perder sus áreas de influencia en la vida política y social. El rey Luis XVI, antes de ser decapitado, está obligado a renunciar a su "poder divino", convirtiéndose en un ciudadano como cualquier otro.
El clero deja de presidir las actividades de la vida civil como el matrimonio y los registros de certificados de nacimiento y de muerte. Es importante resaltar que en el intento de enterrar de una vez la influencia católica, el gobierno abolió el calendario gregoriano acabando con los días de la semana, y consecuentemente, eliminando las fiestas y festivos religiosos, incluso el domingo, conocido como "Día del Señor". Para sustituirlo creó un nuevo calendario, conocido como Calendario Republicano Francés, que marcaría el inicio de la nueva era de la Republica Francesa dando una nueva nomenclatura a los meses y semanas de acuerdo con las estaciones del año.

El período del Terror marca el inicio del movimiento violento que se dio contra la Iglesia Católica. Las iglesias son apedreadas, sacerdotes son forzados a abdicar, imágenes religiosas son destruidas y el culto religioso pasa a ser prohibido. Podemos citar los intentos de sustituir el culto religioso por un culto revolucionario, como el culto a la razón y al Ser Supremo. Estos cultos exaltaban la victoria de la razón y de la conciencia sobre la dominación de la Iglesia. Sobre el culto al Ser Supremo, Robespierre aparece como pontífice de la religión del Estado en el intento de promover la unión entre el sentimiento revolucionario y el sentimiento religioso.

Pasado el período violento del Terror, con la caída de Robespierre, siguió una fase confusa para la religión. Los hombres que lo derribaron eran anticlericales que participaron en esas persecuciones. Sin embargo, la política de la Convención Termidoriana seguía la lógica del retorno de la libertad que el período del Terror había descuidado. A esa lógica de libertad estaba ligada a la cuestión de la libertad de culto. En el período que va de 1795 a 1799, las Asambleas del Directorio actuaban ora permitiendo el retorno al culto, ora regresando a una política de persecución.

Este cuadro sólo se resolver con Napoleón Bonaparte. En el período del Consulado, Napoleón y el Papa Pío VI firman un Concordato que redefine las relaciones entre la Iglesia y el Estado. Por esa Concordata la Iglesia Católica era reconocida en su unidad y estatuto, la libertad de culto estaba garantizada y el catolicismo era aceptado como la religión de la mayoría de los franceses. Pero la Iglesia quedaba subordinada al Estado, ya que el nombramiento de obispos era hecho por el Consulado. Los territorios de la Iglesia, como Avignon, y sus bienes tampoco son restituidos.

El último pilar del movimiento de ataque a la religión católica, el Calendario Republicano, fue extinto por Napoleón en el Imperio, en 1805.

cronología:
  • 04/08/1789 - Abolición de los derechos feudales y supresión del diezmo.
  • 02/11/1789 - Confiscación de los bienes del clero para saldar déficit nacional.
  • 12/07/1790 - Aprobada la Constitución Civil del Clero.
  • 26/11/1790 - Decreto fijando el plazo de dos meses para el juramento de los sacerdotes en ejercicio a la Constitución.
  • 03/1793 a 03/1796 - Revuelta de la vendimia y guerrilla campesina de los Chouans
  • 07/11/1793 (17 de Brumario del año II) - Abjuración del obispo de París, marca el inicio de la descristianización.
  • 21/11/1793 (1 de Frimario del año II) - Intervención de Robespierre, refrenando la descristianización violenta.
  • 24/11/1793 (4 de Frimario del año II) - Convención Nacional adopta el Calendario Republicano, determinando la fecha de 22/09/1792 como inicio del año I de la Republica.
  • 07/05/1794 (18 de Floreal del año II) - Informe de la Convención que define las relaciones entre Estado e Iglesia.
  • 27/07/1794 (09 de Termidor del año II) - Caída de Robespierre, sucedido por anticlericales que habían participado en la descristianización violenta.
  • 18/08/1797 a 17/09/1797 (Frutidor del año V) - Inicio de la política de persecución religiosa.
  • 07/1801 - Concordato firmado entre Napoleón y el Papa Pío VI.
  • 31/12/1805 - Abolición del Calendario Republicano por Napoleón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario